febrero 9, 2023
Hermanos Gutiérrez hizo el álbum Ultimate Chill Guitar – Rolling Stone

Hermanos Gutiérrez hizo el álbum Ultimate Chill Guitar – Rolling Stone

La primera vez que los hermanos Alejandro y Estevan Gutiérrez se sentaron a jugar guitarra juntos, algo acaba de hacer clic. Los dos vivían en diferentes lugares cuando Alejandro invitó a Estevan a visitarlo en Zúrich.

“Estábamos pasando el rato en mi departamento y jugábamos juntos”, dice Alejandro, en un Zoom con su hermano desde una habitación de hotel en Berlín. “Sucedió justo en ese momento. Recuerdo que mi compañero de piso entró en la habitación. Estaba escuchando lo que tocábamos, como, ‘¿Quién es ese? Quién es ese banda?’ Dijimos, ‘¡Somos nosotros!’”

Ese profundo sentido de conexión es un componente clave del nuevo álbum del dúo suizo Hermanos Gutiérrez. El Bueno y El Maloproducido por dan auerbach y lanzado el viernes en el Teclas negras el sello Easy Eye Records del cantante. Lejos del blues-rock amplificado de Keys o del candente country-soul de su compañero de sello Easy Eye Yola, Hermanos Gutiérrez adoptan un enfoque considerablemente más minimalista de su música instrumental de guitarra, pistas que brillan con energía alucinógena. Es música que canta sin necesidad de cantante, que es lírica sin necesidad de palabras. Eso es por diseño.

“Nunca tuvimos la sensación de que necesitábamos un cantante porque siempre fue la intención dejar que la guitarra cantara, las melodías, para crear el sentimiento que toca tu corazón y tu alma”, dice Estevan.

Auerbach lo sintió cuando escuchó su música por primera vez, una poderosa sensación que instantáneamente hizo que quisiera trabajar con los hermanos.

“Tienes que recalibrarte cuando escuchas su música”, dice Auerbach. “Tienes que bajar allí para poder escucharlo todo. Tienen este vínculo de hermano sobrenatural y no creo que se den cuenta de cómo existen en estos ritmos y en el fondo de estas canciones”.

Los hermanos, su padre es suizo, su madre ecuatoriana, comenzaron a aprender guitarra de diferentes maneras. Estevan adoptó el estilo sincopado de la milonga argentina cuando era niño. “Siempre fue este estilo el que aprendí”, dice, “y luego, en mi adolescencia, comencé a escuchar música de Jack Johnson, así que esto fue una influencia, pero sentí que la música de estilo surfero no era yo”.

Alejandro, por su parte, recurrió a YouTube para aprender a tocar su instrumento. “Vi tutoriales y traté de tocar acordes básicos y eso fue todo”, dice. “Pero nunca me gustó tocar versiones, así que muy pronto comencé a tocar mis propias canciones y a ponerme al ritmo”.

Las composiciones de los hermanos Gutiérrez enfatizan el ritmo y la sincronización tanto como el espacio (“Son suizos”, dice Auerbach riendo). La pista del título en El Bueno y El Malo retumba como el Puntuación de Ennio Morricone que inspiró su nombre, “Los Chicos Tristes” suspira con profunda melancolía, y “Cielo Grande” centellea como un pueblo lejano en la noche. Es música que es alternativamente cavernosa e íntima, con ambos hermanos alternando entre tareas principales y rítmicas mientras los chasquidos de sus cuerdas forman un ritmo esquelético.

“Solo queríamos tener un proyecto divertido”, dice Alejandro. “Mientras trabajábamos y escribíamos, teníamos una melodía que nos recordaba a Ennio Morricone, Lo bueno, lo malo y lo feo. Así que pensamos, esto podría ser divertido, encaja con nuestro estilo, la atmósfera occidental que queríamos crear”.

Esa sensación de amplitud atrajo a Auerbach, quien agregó algunos matices de guitarra en algunas pistas, así como algunas partes de percusión muy sutiles. Descubrió que demasiado de cualquier cosa rompería el delicado equilibrio que los hermanos ya habían perfeccionado. Su misión era preservar los sonidos evocadores que habían captado su oído en primer lugar.

“Está muy cerca de la naturaleza, de alguna manera. Tiene algo maravillosamente natural”, dice Auerbach. “Alguna música suena como edificios altos e irregulares. Esto suena como espacios abiertos al aire libre”.

Los títulos de las canciones también aluden a eso: «Hermosa Drive», «Dorado Valley», «Pueblo Man». No son necesariamente lugares o personas reales, pero logran capturar el sentimiento de cada composición y una versión imaginada de este paisaje.

“A veces está bastante claro cómo se debe llamar la canción, porque tiene cierto sentimiento con la melodía”, dice Alejandro. “A veces realmente tienes que buscar lo correcto porque los nombres son muy importantes para que todo cuente la historia”.

Cada canción realmente se siente como un viaje, una epopeya en miniatura. A veces, puede ser difícil llamar la atención de la multitud sin que se le griten ganchos vocales a un artista; con los Hermanos Gutiérrez, escuchan con atención los pequeños cambios en la melodía y el impulso. En un reciente concierto de apertura de Jason Isbell en el Ryman Auditorium de Nashville, el público se quedó pendiente de cada nota.

“Estamos 100 por ciento comprometidos con lo que hacemos y disfrutamos lo que hacemos”, dice Alejandro. “Creemos que también es algo nuevo. También necesitas algún tipo de coraje para subir al escenario y no tener voces. No nos escondemos en el escenario”.

Nunca necesitarían hacerlo, como entendieron de forma innata desde la primera vez que jugaron, estaban en algo bueno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *