enero 31, 2023
Cómo cambiar los cables de recogida (y por qué)

Cómo cambiar los cables de recogida (y por qué)

Las dos leyendas suenan menos como si estuvieran grabando un disco en un estudio y más como si estuvieran pasando el rato y poniéndose al día con algo de música. Mahal describe esta sensación como «irregular, pero correcta». Es el mismo tipo de sonido colectivo que a menudo poseían el dúo histórico de blues Sonny Terry y Brownie McGhee. pero en Subir a bordo, es exclusivo de estos dos viejos amigos, que emprendieron su viaje hace mucho tiempo. “Estamos rebotando unos con otros, estamos rebotando en la música y rebotando en la alegría de poder tocar estas cosas, de tener la oportunidad”, dice Mahal.

Taj Mahal y Ry Cooder – La realización de ‘GET ON BOARD’

Ese ambiente «irregular, pero correcto» impregna cada pista en Subir a bordo, desde el golpe inicial de «My Baby Done Changed the Lock on the Door» hasta la llamada y respuesta elástica de «Drinkin’ Wine Spo-Dee-O-Dee» y el ritardando final de «I Shall Not Be Moved». Y es por eso que, como explica Mahal, Subir a bordo trasciende su forma grabada: «Es el tipo de cosas, cuando lo escuchas si tienes el disco sonando en la otra habitación, estás seguro de que esos tipos están en la otra habitación», dice. “Aunque sabes que no están allí, tienes que ir y mirar”.

Hay muchos álbumes de blues y folk que celebran a los primeros héroes del género, proyectos de tributo que ofrecen un momento de bienestar tanto para los músicos como para los oyentes. Y Subir a bordo es una versión creativa y magistralmente producida de la fantástica música antigua. Pero también es una reunión única de dos políglotas musicales que, es justo decirlo, han explorado la profundidad del blues, siguiéndolo por caminos separados hasta los confines de la Tierra y profundizando en la música desde todos los ángulos. —Quizás más que nadie. Ahora, cinco décadas después de su colaboración inicial que inició su carrera en 1965, han vuelto juntos a sus raíces.

Los primeros días

Los Rising Sons, de corta duración, impulsaron las carreras de Mahal y Cooder. Desde la izquierda: Taj Mahal, Jesse Lee Kincaid, Gary Marker, Ry Cooder y Kevin Kelley.

Foto de KRLA Beat

La historia temprana de cada jugador es esencial para su música como dúo. “Mis padres eran músicos y su cultura era extremadamente musical y de un nivel muy alto y sofisticado”, explica Mahal. “Estamos hablando de Ben Webster, Coleman Hawkins, Count Basie, Billy Eckstein, Billy Daniels, Duke Ellington, Ella Fitzgerald… este tipo de música. Pero también había música de baile y swing que estaba sucediendo. Jitterbugging, todo tipo de cosas diferentes”.

Comenzó a formar sus propios gustos en los días nacientes del rock ‘n’ roll, que según Mahal «fue un paso hacia abajo» de la música que estaba explorando: música de artistas de las décadas de 1930 y 1940, quienes, señala, todavía estaban vivos y grabando. “Recibía su jugo a medida que llegaba, no como un eco. Cuando llegué a escucharlo, seguí pensando, tiene que haber alguna forma más antigua de música. Y escucharía un poco de eso; mi madre cantaba algunas canciones de Carolina del Sur”. Y así comenzó su búsqueda de por vida de conexiones musicales más y más profundas: “Una vez que descubrí que podías saltar a ese río, incluso al océano, y seguir encontrándolo, es como pez en el mar. Cuanto más encuentras, más hay, y nunca llegarás al final”.

“Estamos rebotando unos con otros, estamos rebotando en la música y rebotando en la alegría de poder tocar estas cosas, tener la oportunidad”. -Taj Mahal

Un joven Ry Cooder estaba simultáneamente en su propia versión de esta búsqueda, profundizando en la historia de la música estadounidense. Con solo 12 años, Cooder encontró un registro llamado Subir a bordo por el dúo de Sonny Terry y Brownie McGhee, junto al percusionista Coyal McMahan. Fue solo un punto en una larga lista de descubrimientos musicales que informarían su vida y su música. Cooder señala que Sonny Terry y Brownie McGhee «deben haber sido el acto de blues más grabado de la historia». Pero su interés lo diferenció de sus compañeros preadolescentes en California, y pronto desarrolló una reputación que llegó a Mahal, cinco años mayor que él, hasta Massachusetts.

Mahal cuenta la historia de escuchar a un guitarrista tocar una noche al principio de su carrera y dice: «Era obvio que este tipo estaba escuchando otra cosa y tocaba el instrumento de una manera diferente». Entablaron una amistad y Mahal supo que este guitarrista había estudiado con un californiano llamado Ry Cooder. Al enterarse de que Cooder tenía solo 17 años, «¡Me volé la cabeza!» exclama. Muy pronto, empacó, reservó algunos conciertos en todo el país y se dirigió al oeste para encontrar al joven guitarrista y comenzar una banda.

Cómo cambiar los cables de recogida (y por qué)

TIDBIT: Para capturar la sensación de un álbum antiguo al estilo Folkways, Subir a bordo fue grabado en vivo en la sala de estar de Joachim Cooder en solo tres días, con un cuarto día para sobregrabaciones.

A pesar de su rápida desaparición, Mahal recuerda favorablemente a los Rising Sons: «El trabajo de Ry en ese álbum sigue siendo, hasta el día de hoy, estelar», dice. “Podría escucharlo en cualquier momento en cualquier antro. Todo lo que toca. Nunca hubo nada de lo que tocó que no me gustara. Nada. Escuchó la música. Mahal se puso solo, con Cooder en la banda para su debut homónimo de 1968. Pero pronto tomaron caminos separados en carreras largas y fructíferas.

Juntos, después de una vida de logros

No fue hasta décadas después, en 2014, cuando la Asociación de Música Americana otorgó a Mahal un premio a la trayectoria, que Mahal y Cooder colaboraron nuevamente. Respaldados por una banda de estrellas en la entrega de premios AMA en el Auditorio Ryman de Nashville, los dos ex Rising Sons volvieron a visitar «Statesboro Blues», que grabaron casi medio siglo antes. Pero esta versión no se parece en nada a la versión rápida y juvenil de la reedición del ’92. En cambio, el ritmo de medio tiempo, impulsado en parte por el bajo de Don Was y la batería de Joachim Cooder, es más lento y más profundo, la voz de Mahal más grave y más fuerte, y su toque seco y percusivo se complementa con el trabajo oscuro y difuso de Cooder.

Si bien esta reunión cálida y conmovedora duró poco menos de cinco minutos, y recibió una gran ovación de pie, volvió a conectar a Mahal y Cooder y plantó una semilla. Muy pronto, Mahal dice que «tomó tres o cuatro instrumentos, una maleta y un bolso, se subió a un tren y fue a Los Ángeles. Nos reunimos y tocamos un poco». Mahal le propuso a Cooder la idea de hacer un proyecto juntos, confiando en que Cooder idearía el concepto. “Él sabe lo que le gusta y sabe lo que me gusta a mí”, dice Mahal. Animado por su hijo, Cooder formuló el Subir a bordo idea, y como explica Mahal, «Lo siguiente que sabes es que estoy en el tren de regreso a Los Ángeles».

Equipo de Taj Mahal

Cómo cambiar los cables de recogida (y por qué)

Taj Mahal, visto aquí en Bonnaroo con una tapa arqueada D’Angelico, trajo solo una guitarra al Subir a bordo sesiones Tomando el tren a Los Ángeles desde su casa en el norte de California, optó por su Gibson Keb’ Mo’ Bluesmaster, porque ama ese instrumento y es liviano de llevar.

Foto por Douglas Mason

guitarras

  • Gibson Keb’ Mo’ Bluesmaster

Cooder construyó su concepto no solo en torno al dúo, sino que incluyó a Joachim. Estamos Taj y yo. Estaban Sonny y Brownie”, explica. “Música a dúo, ¿verdad? pero el original Subir a bordo incluyó al misterioso Coyle McMahan en el bajo y las maracas. Siempre pensé que el trío era más interesante. Entonces, Joachim tomó la silla de McMahan y eso nos dio un rango más amplio”.

Al considerar las canciones, Cooder señala que Sonny Terry y Brownie McGhee “tenían un gran repertorio para que consideráramos. Tienes que averiguar qué funcionará mejor, y un disco no puede ser todo blues shuffle; para ese tipo de música necesitas a Otis Spann o Memphis Slim, y una sección de vientos, etcétera. Entonces, escuchamos canciones con un sentimiento más rural, como ‘Hurra, hurra’ y ‘I Shall Not Be Moved’. Folk-blues, como solía llamarse”.

“Un disco no puede ser solo mezclas de blues”. —Ry Coider

“Esta música estaba desapareciendo fugazmente del interior de la música que estaba escuchando”, dice Mahal, y agrega que “algo en la música rural estaba más conectado con lo africano”. Pero refuta la idea de que su objetivo era mantener viva la música de Sonny y Brownie. En cambio, insiste en que la música ya está viva y que él y Cooder solo la están ayudando a encontrar nuevos oídos. “Lo que no has visto aún no te ha pasado”, bromea.

Cooder dice que su objetivo era capturar un sonido de «estilo antiguo», «como un disco de Folkways», el entorno natural de estas canciones. Para cultivar una vibra auténticamente cómoda y discreta, se instalaron en la sala de estar de Joachim en Altadena, California, durante cuatro días: tres para el seguimiento en vivo y uno para las sobregrabaciones. Y las cosas procedieron de manera simple, con «canto en vivo: una toma, tal vez dos como máximo», según Cooder.

Equipo de Ry Cooder

Cómo cambiar los cables de recogida (y por qué)

Ry Cooder tocó una variedad de instrumentos en Subir a bordoincluida la mandolina Gibson F-4 que usó en el álbum debut de Mahal.

Foto por Abby Ross

  • Adams Brothers acústica (hacia 1900)
  • Banjo personalizado de gran escala de Fairbanks (alrededor de 1900)
  • Fender «Coodercaster» de los años 60 modificada con una pastilla Teisco de principios de los 60 (mástil) y una pastilla de acero lap de Valco (puente)
  • Mandolina Gibson F-4 de 1919
  • 1946 Martín D-18

Amperios

  • Amplificador blanco (fabricado por Fender)
Efectos
Instrumentos de cuerda

Subir a bordo no es un ejercicio de género, pero se siente vintage, gracias en parte al equipo selecto que eligieron. Mahal cambia de instrumento, toca un piano Steinway, armónicas y toca con los dedos su Gibson Keb’ Mo’ Bluesmaster. Cooder trajo algunos artículos antiguos. “Toqué un D-18 de 1946, similar al de Brownie, ligero y vibrante”, dice. “Además, una guitarra peculiar de Adams Brothers, alrededor de 1900. Es del tamaño de un bote de remos y súper resonante. Míralo en ‘Ciudad Hermosa’. Y mi vieja mandolina Gibson F-4 en ‘Hurra, hurra’. Taj comentó que yo había tocado el mismo instrumento en su primer disco en solitario. El instrumento principal de ‘Packing Up’ es un banjo gigante de Fairbanks con cuerdas de tripa, probablemente un pedido personalizado”.

Aunque la mayor parte del disco es acústico, la pista de apertura presenta una parte deslizante eléctrica que lleva la inconfundible huella digital sónica de Cooder. “Sobregrabé mi habitual cuello de botella Stratocaster en ‘Changed the Lock’”, explica. “Ese es un amplificador White con un parlante roto y una cinta Echoplex que perteneció al gran Leon Rhodes”. [Rhodes played guitar in Ernest Tubb’s Texas Troudabours.]

“Lo que no has visto aún no te ha pasado”. -Taj Mahal

Excepto por la versión apretada y dinámica de «Packing Up Getting Ready to Go», no hay reinvenciones particularmente radicales en Subir a bordo, por lo que las mayores diferencias en las versiones de Mahal y Cooder de las canciones de Terry y McGhee son lo que los individuos aportan a la música. Como señala Mahal, Sonny y Brownie fueron los proveedores originales, y él y Cooder son «un par de tipos que se han pasado la vida recuperando estas pepitas de buena música para que todos las vean y escuchen».

Pero Mahal y Cooder aportan calidez a la música, y es fácil pensar que se debe a su aprecio mutuo, un sentimiento que faltaba en el dúo original, que era famoso por estar en desacuerdo. En 1982, Los New York Times escribió: “Sr. Terry, el armonicista y cantante, y el Sr. McGhee, el guitarrista y cantante, son individualistas acérrimos cuya asociación ha estado marcada por disputas, divisiones y reencuentros”. Mahal y Cooder, por muy individuales que sean, son todo lo contrario. Es la amistad lo que los volvió a unir después de todos estos años y ayudó a alimentar la energía creativa en Subir a bordoque Mahal dice que «se sintió emocionante».

Y si eso no es suficiente, agrega: «No puedo pensar en nadie más con quien realmente me gustaría tocar este tipo de música».

Taj Mahal Ry Cooder Statesboro Blues

Cuando Taj Mahal recibió un premio a la trayectoria de la Asociación de Música Americana, se unió a la banda de la casa del programa de premios, que contó con Ry Cooder, en el escenario para esta actuación. La actuación no solo es estelar, sino que también volvió a poner a los dos en contacto y catalizó la Subir a bordo proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *