agosto 14, 2022
Belltone lanza una serie de pastillas Lindy Fralin

Belltone lanza una serie de pastillas Lindy Fralin

A lo largo de cuatro décadas, Melvin Gibbs ha llevado devotamente el bajo a un territorio inexplorado, tanto como líder de sus propias bandas como en una serie de proyectos tan a la vanguardia que han hecho sangre. Estalló a fines de la década de 1970 en la ciudad de Nueva York como miembro del grupo de punk-funk Defunkt, y luego, junto con el guitarrista de esa banda, Vernon Reid, se convirtió en un elemento básico de la Decoding Society del baterista Ronald Shannon Jackson. Jugó con Sonny Sharrock durante una década, formó Power Tools con Bill Frisell y Jackson, y creó junto a John Zorn, Arto Linsday y muchos otros propietarios notables. En Rollins Band, Gibbs y el guitarrista Chris Haskett encendieron fogatas de improvisación. Hoy, tiene su propio proyecto de diseño de sonido y bajo, que lanzó el 4 + 1 es igual a 5 para el 25 de mayo EP vía Bandcamp a principios de este año. También codirige el trío de todo vale Harriet Tubman, God Particle (un dúo con el cosmólogo y saxista Stephon Alexander) y el Zig Zag Power Trio con Reid y el baterista Will Calhoun. Eso suena a mucho, pero es solo la superficie del currículum de Gibbs, que es tan profundo como su tono.

Melvin Gibbs, nativo de Brooklyn, ha sido una figura importante en la escena musical innovadora de la ciudad de Nueva York desde los años 80. También fue bajista en el clásico Peso-era formación de Rollins Band.

Foto de Kirk Edwards

El bajista radical comenzó un período sumamente exploratorio mientras tocaba con el guitarrista de jazz libre y melodía Sharrock. Buscó un tono de huella digital y se estiró como solista, tratando de, como dijo Sharrock, «encontrar una manera de que el terror y la belleza convivan en una canción». Esa no es una tarea fácil mientras se juega a través de las líneas de fondo de clubes y festivales, donde una cabeza de Ampeg SVT es maná, y una en buen estado incluso mejor. Pero después de unirse a Henry Rollins, Gibbs encontró su sonido en Mesa / Boogie, inicialmente un Basis M-2000, y luego el Big Block 750 que ha sido su compadre en el escenario durante muchos años.

El Big Block 750 es un Gamera de amplificadores de bajo, un híbrido de alto vuelo. Combina tecnología de estado sólido y de válvulas, con cuatro12AX7 en su etapa de preamplificador y una docena de MOSFET de potencia. Tiene un ecualizador de 4 diales que incluye controles de medios pasivos y activos, además de una perilla de frecuencia que ayuda a concentrarse en un ataque preciso. También hay un circuito de overdrive de todos los tubos conmutable por pedal, con su propia unidad y controles maestros. En la parte posterior, hay un bucle de efectos y una salida esclava, con su propio control de nivel. Estos amplificadores de 30 libras tienen una reputación de resonancia profunda y respuesta ágil. Y los defensores como Gibbs comparan favorablemente su voz con las cabezas de tubo de la vieja escuela que necesitan una grúa para colocar sobre un gabinete.

«Quiero tener ese tono grueso de Brooklyn y algo que suene enojado al mismo tiempo», explica Gibbs. «Los años 80 fueron una verdadera lucha sonora para mí, porque el sonido de bajo estándar de Fender y el sonido de Jaco eran los sujetalibros, y eso no es lo que estaba escuchando». Su búsqueda lo llevó a los bajos de Michael Tobias Design, y su instrumento principal sigue siendo un MTD activo de 5 cuerdas. Pero la combinación correcta de amplificador y altavoces era difícil de alcanzar hasta que probó un House Basis M-2000 en el SIR de la ciudad de Nueva York durante un ensayo.

«Es mejor tener algo como el Big Block 750 o un SVT a un volumen medio que un amplificador más pequeño a un volumen alto, porque eso consumirá su headroom y su tono».

“Me gustó el sonido”, recuerda. “Living Color también los estaba usando. Usé un tono oscuro y el aumento de brillo de los parlantes en las cabinas de bajos de Mesa, que es exactamente lo que a mucha gente no le gusta de ellos, pero funciona bien para mí en vivo «. Así que Gibbs decidió bailar él mismo, usando la Mesa para ejecutar simultáneamente un 2×18, un 2×15 y un 4×10 en el de Rollins Band. Peso excursión. Los 18 fueron especialmente útiles para clavar el fondo, ya que Gibbs a menudo usaba un wah que causaba pérdida de señal en los graves. Eventualmente gravitó hacia un wah de Yamaha, que eludió ese problema y, en última instancia, un stompbox de filtro Moogerfooger. “Me gusta usar el control de resonancia del Moogerfooger para material tipo 808”, señala.

Después de su última gira con la Rollins Band, se cambió al Big Block 750, más aerodinámico. “Para obtener un buen sonido de graves, debes tener el poder. Realmente no se puede hacer trampa ”, dice Gibbs. «Es mejor tener algo como el Big Block 750 o un SVT», a pesar del peso de 85 libras de ese cabezal de bajo de tubo clásico, «a un volumen medio que un amplificador más pequeño a un volumen alto, porque eso consumirá tu espacio para la cabeza y el tono».

Gibbs no usa el overdrive incorporado del Big Block 750, prefiriendo un Big Muff, un Bogner Burnley o un Protone que está tan desgastado que es imposible leer el nombre de su modelo. «Realmente no me gusta ninguno de los overdrives de bajo que he probado, porque no tienen la definición que quiero», señala. Un Eventide TimeFactor también está en su cadena. Para las sesiones, Gibbs a menudo ejecuta Big Block directamente, y desde que dejó la Rollins Band, ha reducido sus gabinetes, gravitando a un solo 2×15 para sus dimensiones más prácticas y un equilibrio de sonido más efectivo.

Prototaxita

Escuche a Melvin Gibbs ponerse muy raro con su Mesa / Boogie Big Block, pedales de distorsión y Moogerfooger en “Prototaxite” del último álbum de Harriet Tubman, que tiene el título inspirado en Sonny Sharrock. El terror final de la belleza.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.